¿Jugamos a ser discretos/as?

Niños jugando

Dos juegos para desarrollar habilidades de agilidad y discreción.

Cuando ya llevamos unos días de colonias y los/as niños/as han empezado a conocerse, es el momento idóneo para jugar de otro modo. Hoy os traemos unas actividades paralelas a lo que se haga ese momento de las colonias. Podemos jugar mientras comemos, en el tiempo libre y hasta en la piscina…Lo ideal es que nadie se entere que estamos jugando y aparentar total normalidad si alguien nos pregunta.

OBJETIVOS GENERALES

  • Respetar las normas del juego
  • Ser discreto/a

OBJETIVOS CONCRETOS

  • Crear una estrategia de juego

Grupo de edad
13 a 18

Temporización
indefinido

DESARROLLO DE LA ACTIVIDAD

El Beso asesino

Aunque os suene raro, a veces los besos matan. En este caso por suerte, no matan de amor. Si alguien te besa, quedas eliminado/a del juego. Qué curioso, ¿no?

El funcionamiento es sencillo. Si alguien te da un beso en la cara, estás eliminado/a. Eso solo será válido si nadie lo ve. La cuestión es que planees un momento para acabar a solas con la persona que te ha tocado. Puedes fingir una depresión de caballo para necesitar hablar y ser aconsejado por esa persona. Puedes aprovechar momentos cotidianos como la hora de lavar los dientes o la ducha para atacar o hasta puedes hacerlo durante alguna excursión que hagáis. Hay personas que son muy hábiles y consiguen dar el beso entre la multitud y que absolutamente nadie se dé cuenta, pero ya os decimos que para eso debes rebosar discreción.

El único momento que se para el juego es en el momento de dormir y durante las activides (menos mal, un momentito necesitaba ya para bajar la guardia).

Para empezar, se escribiran los nombres de todas las personas que jueguen en papeles pequeños. Se pondrán todos los papeles en un saco y cada joven (y monitor/a si juegan) deberá pasar a coger uno.

Cuando alguien bese al que le ha tocado, éste último pasará a estar eliminado. Deberá entregarle su papel al asesino, para que pueda seguir matando a besos a sus compañeros/as.

beso con discreción

La pinza

Este juego tiene un parecido razonable al anterior, pero solo en lo de ser ágil y discreto/a. Alguien aleatoriamente empezará el juego con una pinza en su propiedad. Éste/a deberá lograr enganchar la pinza en la ropa de otra persona sin que se de cuenta.

Lo gracioso del juego es cuando haces vida normal en las colonias y, de repente, ves que todo el mundo se rie de ti y te mira extraño. Tu no llegas a entender exactamente que pasa. Incluso llegas a pensar que la ave más macabra y peligrosa del lugar ha decidido lanzar sus heces en tu cabeza y no te has dado cuenta. Hasta que te sientas en el suelo y te dejas el culo con lo que supuestamente es una piedra que hay tirada ahí. ¡¡Intentas tocar la piedra pero resulta aue es la pinza!! Entonces un sentimiento de tranquilidad te aflora: “uf, menos mal que no se me han cagado en la cabeza”. Hay versiones del juego en que se pone un toque de queda, por ejemplo se da libertad de pasar la pinza hasta la actividad de la noche, y la última persona que la tenga sufrirá una pequeña pañora (siempre sin pasarse).

pinza puesta con discreción
¿y si lo jugamos mientras bailamos?
Cabe destacar que estos juegos de discreción tienen muchas variantes. Podéis añadir retos, poner condiciones o requisitos para ganar. ¡¡¡Sed creativos/as y sorprended a los/as jóvenes!!!
Etiquetas:

Clàudia

Actual monitora de un esplai los sábados por la tarde y algunos domingos. Me siento afortunada de poder aprender de los niños y niñas cada semana. Sus valores puros y sin tapujos me llenan el alma. Me considero creativa y me gusta hacer actividades innovadoras.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.